Nacionales

Nacionales

Alberth Ñahui, herido de la marcha del 14 de noviembre, logra exitosa recuperación

El joven bicentenario, quien sirvió en La Marina, agradeció a los médicos de EsSalud que salvaron su vida y al personal que lo atendió con mucho esmero y dedicación durante los 4 meses y medio de internamiento.
12:08 h - Dom, 28 Mar 2021

Cuando Alberth Ñahui ingresó al Hospital Guillermo Almenara del Seguro Social Essalud, tras resultar herido durante la marcha de protesta del 14 de noviembre del 2020 contra Manuel Merino de Lama, su pronóstico fue reservado debido a su estado de gravedad. Meses después, logró salir adelante gracias al personal médico que le salvó la vida.

Tenía una lesión por un cuerpo extraño que ingreso cerca a la cavidad ocular y destruyo parte de su frente y el techo de la órbita hasta llegar muy cerca de la masa encefálica.

[Leer también: Pueblo Libre: implementan refugio temporal para albergar a adultos mayores]

“Yo solo sentí un impacto en mi cara, no pensé que era grave, luego sentí que la sangre me brotaba por al rostro y mi ropa, la gente me rodeo, me sentí mareado, me cargaron como pudieron y luego no recuerdo nada”, señaló Ñahui, joven ayacuchano de 23 años, quien sirvió en La Marina, se preparaba para postular a la universidad  y decidió marchar el 14 de noviembre en el centro de Lima, en búsqueda de una democracia.

Los especialistas del Hospital Guillermo Almenara lucharon contra la muerte que rondaba. El joven ingresó al quirófano para una primera cirugía exploratoria que determinó la magnitud de la lesión.  

Equipo de especialistas intervino tres veces al joven bicentenario

Los neurocirujanos efectuaron una limpieza quirúrgica, retiraron el hematoma intracraneal y esquirlas óseas; pues, hubo destrucción del hueso frontal y hundimiento del rostro.

El Dr. Eduardo Santiani , Jefe de servicio de cirugía cabeza y cuello del hospital Almenara, señaló que “luego de que los neurocirujanos logran su recuperación, el viene al servicio de cabeza y cuello con secuelas del traumatismo, un hundimiento del techo de la orbita. Entonces, nos encargamos de la reconstruccion del área destruida“.

12 días después de permanecer en cuidados intensivos, se dispuso la segunda cirugía  con fines reconstructivos. El Dr. Roberto Ayvar, médico asistente del servicio cabeza y cuello participó en esta operación.

“Se le coloco una malla de titanio de 7 x 8 centimetros, para devolver volumen y funcionalidad al área… La cicatriz ni se nota, la hicimos en el cuero cabelludo”, precisó Ayvar. Finalmente, gracias a la tercera cirugía, a cargo de otorrinolaringología, recuperó el tabique nasal y su función respiratoria.

[Leer también: Carretera central: tramo continúa cerrado tras la explosión de un camión cisterna]

Durante 4 meses y medio el joven recibió los cuidados, aliento y cariño del personal médico del Hospital Guillermo Almenara. Hoy agradece la esmerada atención que logró darle una nueva oportunidad de vida.

“Me trataron con mucho cariño, estoy muy agradecido, me alentaban a seguir adelante. 'No te preocupes, que estas en buenas manos', me decían. Ahora les doy las gracias por todo a este personal que trabaja con tanta vocación”, enfatizó el joven ayacuchano.

Con el ojo izquierdo solo alcanza ver algunas luces, no pierde las esperanzas de mejorar paulatinamente, pero agradece al cielo y a los médicos de esta institución el hecho de que aún tiene el ojo derecho, que volvió a caminar y a hablar, la capacidad de moverse y valerse por sí solo, agradece haber vuelto a nacer. 


Peruano opina