TV Perú

¿Cuáles son las lesiones más comunes en el fútbol?

No hay sueño más grande para un jugador que participar de un Mundial. Sin embargo, muchos futbolistas tendrán que soñar con la copa desde la banca por tener alguna lesión antes del comienzo del torneo.

Hoy en Salud conversamos con el medico traumatólogo, Julio Grados para conocer cuales son las lesiones más comunes cuando jugamos fútbol.

Lesiones más comunes

  • Calambre: Es una contracción involuntaria, pasajera y dolorosa de uno o varios músculos, espontáneamente es reversible por el estiramiento y la compresión. Provoca dolor local, molestias y una incapacidad para relajarlo.

 

  • Contusión: Es un traumatismo directo sobre el cuerpo muscular. En el deportista el músculo suele estar en contracción por lo que es más fácilmente desgarrable. La gravedad viene dada por la fuerza del impacto y por el grado de contracción en el momento del traumatismo. El resultado de la lesión será la producción de un hematoma intra o intermuscular. Provoca un dolor vivo, impotencia funcional inmediata o posterior.

 

  • Elongación o estiramiento: es la distensión de algunas fibras pequeñas pero manteniéndose su integridad. El deportista siente un dolor muy vivo a nivel muscular, que no llega a impedir la realización del ejercicio. El músculo es sensible a la palpación y está medianamente contraído. Con la movilización activa reaparece el dolor y cesa con el reposo. Suele ser de difícil localización exacta, ya que el dolor es difuso en la masa muscular.

 

  • Sobrecarga: Es la aparición de ligeras molestias en el músculo aunque no impiden la realización del ejercicio. Normalmente el deportista refiere las molestias al acabar la actividad. Suele ser el grado 1 de las roturas musculares. A la palpación el músculo aparece más tenso y duro. No existe dolor a la contracción. El jugador puede estirar el músculo, no existe limitación al estiramiento.

 

  • Contractura: Es la contracción involuntaria, duradera o permanente de uno o varios grupos musculares. Normalmente hablamos de contractura cuando nos encontramos con una molestia muscular desagradable, una disfunción motora y dolor a la palpación. El músculo es sensible a la palpación. Suele aparecer una zona dentro del músculo más dolorosa y a la palpación pueden notarse pequeñas rugosidades.

 

  • Desgarro o rotura fibrilar: Aparece cuando se rompen miofibrillas con lesión anatómica. Equivale al denominado “tirón”. Se pasa de la elongación y se rompen fibras o fascículos con hemorragia local más o menos importante. Aparece un dolor como un “latigazo”. La impotencia es inmediata pero relativa, permite el apoyo y la marcha. Duele incluso con el descanso, aunque se incrementa con la presión y el movimiento.

 

  • Rotura muscular: Esta rotura puede ser total o parcial. Es una lesión superior a la rotura fibrilar. Aparece un dolor brutal e intenso. Las fibras rotas son numerosas y aparece un hematoma importante.

¿Cómo evitar lesiones?

  • Antes de entrenar realiza ejercicios dinámicos cómo: Saltar soga, polichinelas, escaladores, sentadillas entre otros.
  • Al terminar de entrenar debes estirar por 5 minutos.

 

Peruano opina



Facebook